top of page
  • seo550

Anestesia dental: ¿qué tipos existen?


tipos de anestesia

La anestesia representa un método tan necesario como cotidiano en el ámbito de la medicina y la odontología, gracias al cual es posible desarrollar procedimientos delicados y sensibles que no podrían realizarse sin ella, o bien, generarían un nivel de dolor insoportable para el paciente, pudiendo desencadenar reacciones adversas.


En odontología, existe una gran variedad de tipos de anestesia, de modo que la elección de un método dependerá directamente del tipo de tratamiento que se efectuará.


En el presente artículo, veremos con más detenimiento cuál es el objetivo esencial de la anestesia dental, qué tipos existen, sus distintas aplicaciones según cada caso y cuándo prestar especial atención a su uso.


Anestesia dental


La anestesia dental tiene como objetivo suspender la sensibilidad, por un periodo de tiempo relativo, de una zona en particular de la cavidad bucal, permitiendo realizar cualquier acción sin que el paciente experimente dolor.

La anestesia en odontología consigue la abolición de la sensibilidad dolorosa de una determinada zona del organismo.


En general, se suele establecer la dicotomía anestesia local versus anestesia general para referir la extensión del efecto, es decir, si abarca una zona en particular (caso en que el paciente se mantiene despierto y consciente) o el cuerpo en su totalidad (caso en que el paciente pierde la conciencia).


Sin embargo, una clasificación en torno a la anestesia debería resultar un poco más compleja, pues existen otros varios tipos de anestesia cuya elección depende de distintos factores.


En los siguientes apartados revisaremos los tipos de anestesia, partiendo por la dicotomía mencionada.


Anestesia local


En odontología, la anestesia local representa la técnica más difundida para suspender la sensibilidad en la cavidad bucal, interrumpiendo la transferencia del impulso nervioso en un punto exacto, siendo su objetivo suspender transitoriamente su recorrido en determinadas zonas. Entre otras razones, su uso extendido se debe a que, en principio, es posible aplicar anestesia local prácticamente, en cualquier caso.


El especialista podría decidir utilizar anestesia local en un procedimiento que, en principio no lo requeriría, por ejemplo, en la limpieza dental, sobre todo en aquellos casos de excesiva acumulación de sarro dental, cuya remoción podría ocasionar molestias que representen dolor. Si bien la recomendación profesional es siempre mantener una buena higiene bucal para evitar llegar a tales casos.


A su vez, se distinguen tres tipos de anestesia local:

  • Troncular, que actúa en la parte inferior de la boca, se aplica cerca del nervio dental inferior e insensibiliza la mitad inferior de la arcada, de la lengua y el labio inferior.

  • Infiltrativa, que generalmente se aplica en la parte superior de la boca, aunque puede aplicarse en la parte superior, eventualmente.

  • Intraligamentosa, que, a diferencia de las anteriores, no se aplica en la encía, sino entre el hueso y el ligamento, sobre todo en casos de infecciones localizadas y amplias, tales como la endodoncia, que requieren de un tiempo de sedación más prolongado (tratamiento extenso).


Sedación consciente con óxido nitroso


En la sedación consciente se administra oxígeno y óxido nitroso a través de una mascarilla vía inhalación, de manera que como su nombre lo señala, el paciente permanece consciente a lo largo del procedimiento.

Es usual, sobre todo, en los procedimientos de mantenimiento periodontal, ya que implican mayor molestia que una limpieza profesional tipo, pero menor que otros tratamientos, tales como la endodoncia.

En la actualidad, la aplicación de esta técnica demuestra una clara tendencia al aumento de su uso, extendiéndose su uso a todos los procedimientos odontológicos.


Sin embargo, la sedación consciente es la técnica menos habitual, ya que es necesario contar con un gabinete especial y un especialista anestesista. A pesar de esto, actualmente la sedación consciente está ganando terreno, sobre todo, con niños, dado lo difícil que es trabajar con ellos cuando los procedimientos implican algún grado de dolor.

Anestesia general


Este tipo de anestesia, implica que el paciente entre en estado de inconsciencia inducida, motivo por el cual no es muy común en el ámbito de la odontológica, pues implica demasiados riesgos.

Usualmente, su uso se restringe a tratamientos tales como correcciones de deformación maxilofacial, o bien, intervenciones complejas, como la instalación de implantes o ciertas extracciones difíciles.

Cremas y geles anestésicos


Muchas veces el procedimiento es sencillo y basta con la aplicación de ciertas cremas y aerosoles anestésicos, de uso tópico, para suspender la sensibilidad de zonas específicas de la cavidad bucal. Su alcance resulta limitado frente a los otros tipos de anestesia.


Anestesia computarizada


Esta metodología está cada vez más presente dentro de las nuevas tendencias mundiales de soluciones de anestesia local.

Consiste en la aplicación de óxido nitroso mediante un sistema computarizado que controla la velocidad del flujo, evitando el dolor y la hinchazón de la zona de aplicación, síntomas que se deben a la velocidad en la que ingresa el flujo de inyección en el área a tratar.

Es un método con amplias ventajas dentro de las que resaltan la aplicación indolora de la anestesia, control del flujo, prescinde de materiales desechables y además permite una configuración para diversos tipos de inyecciones como, por ejemplo, infiltraciones, PDLA, bloqueos nerviosos regionales, entre otros.

Su tendencia de uso crece ampliamente siendo usada en tratamientos con niños y adultos, endodoncias, implantes, entre otros procedimientos odontológicos.


que tipos de  anestesia existen

Te invitamos a conocer más de los sistemas que tenemos disponibles en Andes HSG para tratamientos de anestesia, así como todos los servicios y asesoramiento que tenemos disponibles para ti.


5 visualizaciones0 comentarios
bottom of page